Embers (2015)

Captura de pantalla 2016-08-10 a las 20.20.02

 

Activando el mismo conjunto de neuronas. Como cuando por primera vez se produjo un episodio volvemos a experimentar..
Esta repetición de los patrones neuronales fortalece las conexiones sinópticas y solidifica la huella de la memoria.
Vuelve a trazar tus pasos

 

 

Stories we tell

Las discrepancias en las historias. Todos nosotros tenemos historias similares con detalles grandes o pequeños que varían. Estoy interesada en la forma en que contamos las historias de nuestras vidas. La verdad sobre el pasado a veces es efímera y dificil de identificar, y muchas de nuestras historias, cuando tenemos el tiempo suficiente para investigar en nuestros pasados, lo cual siempre es el caso, terminan siempre con cambios y ficciones en ellas (casi siempre no intencionadamente)

I often have this dream. In prehistoric times, I can hear you screaming. I chase the bear and you’re not afraid anymore, but when I wake up, there’s no bear… but you’re still afraid. And I’m not a bear hunter. I’m an executive at a plant that manifactures photocopying machines that just quit his job. I don’t dare to move, I don’t live, whatever I do is a disaster. I would love to set out to chase the bear away and for you to not be afraid anymore.

 

Como en los dibujos animados cuando una bola demoledora golpea a un edificio, justo antes de que se derrumbe, siempre hay un momento donde se ve perfectamente quieto, justo antes de que se caiga. Estamos en ese momento. La bola demoledora ya golpeó todo esto y este es el momento justo antes de que todo se derrumbe.

t h e  s i g n a l



“Si pide un descafeinado, me levanto y me voy. Es la bebida que menos cuadra con una reunión distendida y agradable. El té tampoco es mucho mejor. Se palpa en el aire que las tardes de los domingos se pasarán viendo la televisión. O peor aún: en casa de los suegros. […]. Por fin François decidió que podía estar bien un zumo. Queda bien pedir un zumo, no resulta demasiado agresivo. Da la sensación de chica dulce y equilibrada. Pero ¿qué zumo? Mejor evitar los de toda la vida: el de manzana o el de naranja, ésos están muy vistos. Hay que ser un poquito original, pero sin caer en la excentricidad. De papaya o de guayaba no, eso da como miedo. No, lo mejor es elegir algo a medio camino, como el albaricoque, por ejemplo. Sí, eso es. El zumo de albaricoque es perfecto. Si elige eso, me caso con ella…

– Voy a tomar un zumo…

– ¿…?

– Un zumo de albaricoque, creo.

Francois la miró como si no fuera real del todo.”