sentirse de paso

en los pequeños gestos podemos notar cuando somos realmente importantes para alguien. una llamada, una sonrisa ahogada, una mano cuando todo es gris tirando a negro. voy a hablar de lo real. no valoramos las cosas reales que nos rodean hasta que no están. amigas que llevan más de diez años en mi vida, incluso desde preescolar, una ciudad en la que conozco cada uno de los bancos de cualquier parque porque en todos se esconde algo de mí, personas que compartieron tu vida desde el día uno y estarán ahí hasta el cien, y un chico que conoce hasta el último centímetro de detrás de mi pelo. me hacen sentir en casa, bajar las defensas. saber del pasado de una persona y haber compartido montones de momentos da un poder que no se puede conseguir ni comprar por nada. Lo irreal sin embargo cambiará cada día, cada seis meses. de repente todo pinta plástico y de usar y tirar. incluso el amor. creo que es por esta irrealidad constante por la que nos evadimos cada fin de semana. mi fin es sentirme en casa y no de paso.

Anuncios

dónde estas?

La diferencia de este jueves es que nadie escribirá ni llamará, nadie estará en el puerto esperando algo, esperando a alguien. No habrá temblor. Será un día normal sin besos sucios llenos de mentiras, sin roce como necesidad, sin tus tristezas a gritos. Dónde coño has perdido nuestros gestos bonitos, ¿en serio no te acuerdas? no se por qué narices te los dejé por tanto tiempo. Se degradó todo hasta su mínima expresión y aún así sigo sintiendo calor, de vez en cuando, como ahora mismo. Calor más verdadero que el que me diste el jueves pasado.

Fritz & Paul Kalkbrenner – Sky and Sand