aprenderé a nadar


Solía tener este sueño. En un tiempo prehistórico podía escuchar tus gritos. Espanté al oso y ya no volverás a estar asustada. Cuando despierto. No hay oso, pero aún tengo miedo. No soy un cazador de osos. Soy un ejecutivo en una planta que fabrica máquinas fotocopiadoras, el cual no es un gran trabajo. No hago nada. No vivo. Me encantaría ser capaz de espantar al oso. De tal forma que no tengas miedo nunca más.

¿En qué medida son nuestros miedos innatos? Cuando tenemos huevos de ganso en una incubadora, y encima del ganso bebé pasamos la silueta de un ganso en vuelo, las aves estiran el cuello y comienzan a llamar. Pero si invertimos la silueta a la de un halcón, la respuesta de los gansos bebés es inmediata. Se encogerán de miedo a pesar de no haber visto nunca un halcón. Sin ninguna instrucción, un miedo innato los ayuda a sobrevivir. Pero en los humanos… ¿a qué peligros ancestrales responden nuestros miedo innatos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s